Blog

En todas las profesiones se encuentran personas pioneras que muestran el camino, aunque en su momento, son criticados, denostados y poco comprendidos. Es el caso del médico colombiano, Dr Santiago Rojas, que ha incorporado a la sanación médica, la acción terapéutica de la geometría sagrada.

En una entrevista, “Espiral Aurea”, recoge el proceso que vive este facultativo desde su niñez, hasta el profesional actual, que además de lo habitual en la medicina convencional, enseña a curar con poliedros, con esencias florales y se ha hecho experto en el manejo del dolor y del duelo, acompañando a enfermos terminales y a sus familiares.

Toma la vida y la profesión con sencillez, humor, y gran capacidad de adaptación. Como adulto conserva su vieja afición de mago, que nació cuando niño.

Espiral Aurea: ¿Cómo nace lo complementario, en su actividad médica?

Dr. Rojas: Yo diría que es al revés, porque yo llego a estudiar Medicina, sabiendo que existen otras formas de sanar. Cuando tenía tres años, mi madre me llevaba con un médico alternativo que tenía su propia dieta, que hacía yoga, meditaba y que curaba a mi hermano de su asma. Sabía por lo tanto que eso también era real, válido. Me hice discipulo de este medico para cuestiones de crecimiento personal. Pero en la Universidad entré en conflicto con este conocimiento, porque muchas de las cuestiones filosóficas que me había enseñado no eran aceptadas por la Academia. Cuando yo las exponía, no sólo me contradecían sino que incluso me agredían. Era 1981. Se dio el caso que siendo un buen alumno, me tuvieron con matrícula condicional porque consideraban que yo tenía ideas revolucionarias. Me fui a contarle al médico de mi pueblo y él me dijo: no venga a verme sino cuando sea médico. Pero antes de eso, me enfermé y resolví mi situación con las dos Medicinas, cuestión que me ayudó a comprender que no era la una o la otra, sino ambas formas de enfrentar la curación.

Espiral Aurea: ¿Cómo se produjo el encantamiento con la geometría sagrada?

Dr Rojas: Ya a los ocho años, con el conocimiento que hasta ese momento tenía, empecé a trabajar con las pirámides. Había una persona en Colombia que sabía mucho de pirámides y las trabajaba muy bien. De los 8 a los 13 o 14 años me dediqué a estudiar las formas de las pirámides, a investigar y leer libros, a colocar las cosas y las frutas en formas piramidales y a observar. Supe así que las formas geométricas trabajan muy bien. Cuando me recibí de médico empecé de inmediato a trabajar con técnicas complementarias. Puse unas pirámides en mi consulta. Pero no fue sino hasta 1987, en España que descubrí a los poliedros. Entonces entendí que las pirámides actuaban, pero que los poliedros armonizaban de una forma distinta y me dediqué a investigarlas, considerando todas las formas posibles.
En contacto con el Dr Jorge Carvajal (también colombiano.Véase edición 29 de nuestra revista), entendí el concepto de la Sintergética, que entonces se llamaba Bio-energética. Descubrí que había distintas modalidades de sanación, con filtros, aparatos, y me centré en los poliedros porque encontré que me permitía ese trabajo sintético con las formas geométricas. Y me dediqué a investigar, investigar, y sigo haciéndolo.

Espiral Aurea: ¿Cómo logra aprender, saber, investigar la capacidad sanadora de cada forma geométrica y las posibilidades que te dan las combinaciones de distintas figuras?

Dr. Rojas: Sencillamente a través del método: ensayo, error, meditación. Yo medito con las figuras, respiro con ellas, las tomo, las consiento y voy descubriendo. Repitiendo cada paso, una y otra vez. Tengo un laboratorio de ensayo donde hay gente que construye y fabrica las formas y yo les voy indicando lo que necesito, que armen las figuras de determinada manera y yo voy testeando, meditando una hora o más, mientras tengo el poliedro en mis manos. No tienes idea la cantidad de información que me ha llegado, durante las meditaciones. En los últimos cinco años he encontrado libros y trabajos de diversas personas en el mundo que saben mucho de geometría sagrada, entre ellos Drunvalo, que me han ayudado a comprender. Esto me ha corroborado lo que yo había empíricamente descubierto y también ha complementado mi trabajo. Lo que ellos sabían, de haber sido descubierto antes, me hubiera ahorrado mucho trabajo, aunque ninguno de ellos, usaba este conocimiento, terapéuticamente.

Espiral Aurea: ¿Cuanta experiencia tienes ya, cual es el balance que haces y cuales son las enfermedades o dolencias más proclives a ser sanadas con los poliedros, y cuales son más resistentes?.

Dr Rojas: Técnicamente llevo 19 años. Pero persistentemente con un protocolo, once. Hoy, la estructura general, ya está. Los últimos seis o siete años, han sido de crecer menos y de ver cosas más consistentes. He visto por ejemplo, que tienen una excelente respuesta en el manejo de procesos agudos, de dolores, de intoxicaciones, de estados agudos, sean emocionales, psíquicos o físicos. He visto cambios inmediatos. Por ejemplo, que el paciente se levante de la camilla, diferente. En cuadros alérgicos, en cuadros tóxicos, en cuadros infecciosos. También en pacientes crónicos, en todo lo que son enfermos del colágeno, con artritis, lupus, enfermedades degenerativas. Muy buenos resultados en enfermos con esclerosis múltiple. Destaco sí que siempre hemos ayudado y sacado adelante a los enfermos, con una visión lo más integral posible, considerando a la persona como un todo, con un cuerpo físico, emocional, mental energético. Ayudamos también con las esencias florales, con algunas cosas nutricionales. Pero lo más importante es la parte energética y los poliedros. Hay personas que no quieren los poliedros, porque tienen creencias, pero son la excepción. El 99,9 % los recibe bien y yo diría que de un 75 a un 80 % notan el beneficio de los poliedros, los sientes, los piden, los siguen.

Espiral Aurea: ¿De todo el rango posible de técnicas complementarias que pueden aplicarse, cuales son las que usa?

Dr Rojas: Hago también acupuntura, terapia neural, homeopatía, esencias florales y poliedros. Pero si yo tuviera que elegir entre todas, sólo dos, me quedaría con los poliedros y las esencias florales.

Espiral Aurea: ¿ Entendemos que ha enriquecido su experiencia con otras especialidades, como por ejemplo, el acompañamiento al enfermo terminal y a su familia, es así?

Dr. Rojas: Me enfermé mucho cuando era estudiante de Medicina y tuve que reflexionar en lo profundo, acerca de la vida y la muerte. Encontré algo muy esencial y es la necesidad de darle un sentido consciente a cada acto de la vida. O sea, tener conciencia de cada cosa que se hace. Y como es lo que encontré para mí, trato de apoyar el sentido de la vida de las demás personas. Ayudar a que lo encuentren. Es la búsqueda esencial que tiene un contenido altamente espiritual. Yo soy profundamente seguidor de las Enseñanzas de Jesús de Nazareth. Mucho más allá del Jesús religioso, me refiero al ser espiritual. Yo creo que tiene mucho sentido para quien acompaña al que va a partir, ayudarle a encontrar el sentido a su vida, aunque le queden tres minutos. La vida tiene sentido hasta el último resuello. Ese es el trabajo del acompañante. Servir para que el viajero le encuentre sentido a su permanencia en la Tierra.

Espiral Aurea: ¿Qué debiera trabajar uno, para ser un buen acompañante del viajero que va a partir?

Dr Rojas: Creo que debe tener cuatro cosas: 1: Sentido de la Responsabilidad, 2:Sentido común, 3:Sentido del humor y, 4:Flexibilidad. Este cuarto punto está referido a la necesidad de que el acompañante abandone el pragmatismo, el dogmatismo, que se dote de respeto por el que piensa distinto. Se requiere sentido del humor, porque hay que tomarse las cosas con naturalidad, restándole dramatismo. Sentido común, porque a veces cuando no hay solución a los problemas, hay que recurrir a la cotidianeidad. A veces el paciente vomita, porque está comiendo demasiado o porque no quiere comer lo que le están dando. O no quiere ir al baño porque está en otro piso, o sangra y le complica tener sábanas blancas. Entonces hay que resolver cada una de esas situaciones u otras, con sentido común. Y el sentido de la responsabilidad, que es muy importante, implica dar respuesta oportuna a los compromisos que se tienen con el paciente.

Espiral Aurea: ¿Qué le ha producido, trabajar con enfermos terminales?

Dr Rojas: Me ha producido primero valorar el presente, sabiendo que la vida no está comprada. Se acaba. En segundo lugar, fortalecer la conciencia de que la vida continúa. Hay vida más allá, y para esa vida, nos preparamos acá.

Author: espiralaurea

Comments are disabled.