Blog

Las diferencias de temperatura entre el día y la noche, han logrado adelantar la llegada del resfrío, que está atacando prematuramente a una buena parte de la población.

La idea es que aprendamos a tratar este problema de manera natural y no impregnando nuestro organismo con remedios, que pueden rebajar los niveles de sintomatología, pero intoxicándonos innecesariamente.

El resfriado común es una infección de las vías respiratorias superiores, que puede ser causada por cualquiera de las 200 cepas de virus diferentes. El contagio se produce por inhalación de gotitas despedidas por personas infectadas al estornudar o toser y, sobre todo, por contacto temporal directo con dichas personas, o por enfriamientos que activan el virus latente en nuestro cuerpo.
Tras la infección, las paredes de las vías respiratorias se hinchan y forman abundante mucosidad, lo que ocasiona los síntomas típicos del resfrío: naríz tapada, o congestionada, estornudos, fiebre moderada, dolor de cabeza, decaimiento, irritación de la garganta, catarro, molestias y a veces tos. Es normal que la fiebre suba hasta los 39 grados, en los niños, pero en los adultos ese mismo grado de temperatura puede significar que se trata posiblemente de una gripe. Tras el período de incubación, que dura de uno a tres días, aparecen lo síntomas, y la mayoría de los resfriados duran de tres a diez días.

CÓMO TRATAR EL RESFRÍO.

Los niños y los ancianos son susceptibles de sufrir complicaciones como es la sinusitis, inflamación de oído y neumonía. En medicina convencional los resfríos se tratan con reposo e ingestión de abundante líquido, además de antihistamínicos, descongestionantes y otros medicamentos. La aspirina está solamente indicada en casos de síntomas muy fuertes, ya que facilita la dispersión del virus, lo que hace más contagioso al paciente.
Como el resfrío puede presentarse a raíz de diferentes virus, ls vacunas no son de mucha utilidad. Estudios recientes indican que el interferón previene la extensión del resfriado y puede serle útil para el grupo de la población que está con riesgo de complicaciones. El interferón es una proteína producida por células animales infectadas por virus, que se libera en la corriente sanguínea o en el líquido intercelular para inducir en las células sanas, y fabrica una enzima que contrarresta la infección.
Sin embargo hay múltiples formas naturales para contrarrestar la sintomatología del refrío, reducirlo y sanarlo.
El ajo fresco tomado diariamente combate la aparición del resfrío y reduce la fiebre, cuando ya ha comenzado. La mostaza como cataplasma sobre el pecho o en un baño de pies, actúa como descongestionante.. El jengibre facilita la transpiración y calma la garganta.

OTRAS FORMAS DE SANAR.

El aceite de eucalipto es antibacteriano y alivia la inflamación de las mucosas. La equinácea es un antibiótico natural que potencia la respuesta inmunitaria. El polvo de ginseng en las infusiones estimula el sistema inmunológico y combate la infección.
Según la fitoterapia china, las semillas de llantén, la menta, la madreselva, están indicadas contra la debilidad del pulmón, el frío y el viento. Según la medicina ayurveda, si colocas en una sartén, cuatro cucharadas de semillas de cilantro, con cuatro tazas de agua y las llevas a ebullición, y luego le agregas cuatro rodajas de raíz de jengibre, reduciéndola hasta que queden dos tazas de líquido, obtendrás una bebida sanadora y aliviadora del resfrío.
Cuando tomamos en cuenta las vitaminas y los minerales, hay que recordar que los cítricos son una ayuda en la prevención del resfrío. Fortalecerás tu sistema inmunitario para impedir el desarrollo del virus, si en este tiempo en que hay abundancia de naranjas, tomas en ayunas, un vaso de jugo. La vitamina C es excelente para prevenir el contagio y combatir la infección. El zinc reduce la duración del resfriado. Por ejemplo, cuando sientas los primeros síntomas, chupa una pastilla de zinc. La jalea real es tonificante y antiviral.
La homeopatía entrega también varios caminos para tratar esta dolencia. Cuando hay síntomas gripales, debilidad y cuerpo dolorido, lo mejor es el Gelsemium. El Allium sirve para casos de naríz chorreante y ojos llorosos. La Dulcamara, en caso de naríz tapada

Author: espiralaurea

Comments are disabled.